Un viaje en barco con cuatro tripulantes en alta mar: un árabe, un italiano, una francesa y un ruso. Cada uno habla su idioma. Se entienden. Narran la misma historia. Navegan firme al ritmo de los vientos, atravesando la calma, la tempestad, la cordura y la locura.

De popa a proa, del quillote al carajo, esta nave deja a su paso la estela espumosa del pasado. Hacia el horizonte navega Barlovento, no busca un destino más allá que transitar el viaje, no busca un lenguaje más allá que el propio. La acrobacia, el humor, la danza y la magia, se mezclan y nutren al espectáculo.

Barlovento, de donde viene el viento, es el resultado de un sueño, una creación colectiva, un microcosmos dentro de una barca en la inmensidad del mar.